Home AuthorsAll posts by Saharagr
Author

Saharagr

“Niños que viven una situación complicadísima en su tierra, con muchas necesidades, algunas que difícilmente podemos imaginar desde aquí. Dificultades que, al menos, por unos días pueden dejar atrás.
Por eso, quiero animar a las familias granadinas a que se sumen al proyecto, que colaboren y se impliquen. Así conseguiremos que niños y niñas que no tienen prácticamente nada puedan alimentarse mejor durante estos meses, que puedan tener revisiones médicas que mejoren su salud, y sobre todo, que puedan disfrutar de una experiencia tan enriquecedora como es compartir con estas familias unos meses de convivencia.”   José Entrena Ávila        Presidente de la Diputación de Granada

Formularios para participar desde nuestra asociación. Muchas gracias

https://drive.google.com/open…

 

 

18 junio, 2018 0 comment
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Maribel lleva más de la mitad de su vida luchando por los derechos del Pueblo Saharaui

N.J.G. Loja
Maribel Cáceres lleva casi media vida luchando por los derechos del Pueblo Saharaui. Es coordinadora del programa ‘Vacaciones en Paz’, de la Asociación Granadina de Amistad con la RASD, y su hogar también lo ha sido de varios niños saharauis durante este tiempo. Cree que este pueblo tiene mucho que enseñarnos respecto a valentía en la lucha por la igualdad y las libertades. Y no puede evitar emocionarse cuando habla de su enriquecedora experiencia tanto en los muchos veranos de acogida que tiene en su haber como en sus visitas a los campamentos de refugiados, donde, dice, «todo es hospitalidad».

–¿Cuántos años luchando por los derechos de los saharauis, Maribel?

–Más de 20. Pero más llevan luchando ellos. Los saharauis «malviven», por un lado en campamentos de refugiados en medio de un desierto que Argelia les prestó y, por otro, maltratados en las zonas ocupadas ilegalmente por Marruecos.

Llevan más de 40 años desterrados, en tierra de nadie, privados de libertad, olvidados por la Comunidad Internacional, sin los derechos más fundamentales y subsisten gracias a la ayuda humanitaria.

–Coordina en el Poniente ‘Vacaciones en Paz’ y, además, es familia de acogida. ¿Cómo ha cambiado este programa desde que comenzó?

–El programa básicamente es el mismo que al principio. Se trata de la acogida temporal de menores refugiados políticos que vienen a mejorar su calidad de vida y a establecer lazos de amistad. Lo que sí ha cambiado son las condiciones de vida de este pueblo gracias a la solidaridad de instituciones y familias. ‘Vacaciones en Paz’ hace visible la injusticia de la comunidad internacional, que mira hacia otro lado y desprotege a un pueblo que huyó en 1975 de su país, el Sahara Occidental.

–¿Por qué es tan importante para usted ayudar a este pueblo?

–Una vez que les conoces, que tienes a sus niños –los más vulnerables–, después de que conviven contigo dos meses… sin que te des cuenta empiezan a calar hondo en tu corazón y notas cómo forman parte de tu vida. Después visitas los campamentos, sientes que te abren las puertas como si fueras uno de los suyos. Su hospitalidad, su calor, su valentía, la capacidad para afrontar las adversidades… Después de todo esto es imposible olvidarte de ellos. Es más, como española y hermana del Pueblo Saharaui, tengo una deuda con ellos; creo que todos los españoles la tenemos. Siento el deber de luchar por el Pueblo Saharaui y lo seguiré haciendo mientras me queden fuerzas. Ellos me han enseñado mucho. Es un pueblo pacífico, un ejemplo de superación.

La madre de Maribel con una de sus niñas de acogida.
La madre de Maribel con una de sus niñas de acogida.

En todos estos años han sabido organizarse y salir adelante, con mucho esfuerzo y muchas penurias. Han levantado hospitales, colegios, centros de discapacitados…Tienen a todos sus niños escolarizados en medio de un desierto; para ellos la educación es fundamental. ¡El pueblo saharaui tiene mucho que enseñarnos!

–Lleva años acogiendo a niños saharauis. Qué le puede decir a una persona que aún no ha dado el paso.

–Es una experiencia muy enriquecedora para ambas partes. Además de que ayudas a un niño refugiado, a su familia y a su pueblo, ellos te aportan grandes valores, recibes mucho más de lo que tú puedas llegar a dar. Aquí lo tenemos todo, no sabemos valorarlo; estos niños te enseñan a ver lo verdaderamente importante de la vida. Me refiero al cariño de una familia, el respeto, tener un hogar para vivir, un plato de comida, agua para beber cuando tienes sed, medicinas cuando estás enfermo. Y para estos niños nosotros somos su familia. Abrakum, una de mis niñas –vendrá también este verano– , siempre dice: «¡Mamá, qué suerte tengo! Tengo dos madres y hermanos, tíos, abuelos en España y en el Sáhara».

Animo a todas las familias a vivir esta experiencia. Estos niños no necesitan nada más que los acojamos y los sintamos como uno más de nuestra familia.

–¿Cuál es el día a día de las familias de acogida y de los niños acogidos?

–No supone ningún cambio extraordinario, todos nos adaptamos perfectamente. Los pequeños embajadores del desierto llegan muy cansados y aún pensando que dejaron atrás a los suyos en aquel duro desierto. Por eso es aconsejable dejarles descansar varias horas.

Ellos vienen a disfrutar y convivir con una familia que tiene otras costumbres muy diferentes a las suyas, pero que le da la oportunidad de disfrutar lo que no tienen en el desierto. Los niños son esponjas, lo aprenden todo muy rápido. El día a día va diciendo. En una semana o quince días ya están adaptados y disfrutan enormemente de todo lo que le rodea. Cada familia se organiza como de costumbre, hacen lo que tengan que hacer en cada momento como cualquier familia normal. Para las familias que los acogemos es una gran oportunidad para conocer su cultura, sus costumbres…

–Si tuviera que elegir un momento, ¿con cuál se quedaría?

–Es difícil de contestar, porque me quiero quedar con todos los momentos. Si tengo que escoger, escojo el primer verano que acogí a una niña, Lehbeila es su nombre. Fue en el año 1995. Ella me movió a luchar por su pueblo. Fue cuando me aventuré a visitar los campamentos y pude comprobar con mis propios ojos la cruda realidad que viven.

Otro momento es cuando los niños vuelven a los campamentos. Puede que sea el más duro para todas la familias que acogemos niños pero para mí es el más vinculante al pueblo saharaui. Los niños se van contentos, ilusionados por volver a estar con los suyos, con algunos kilos de más, cargados de vitaminas y regalos para su familia y, los más importante, sabiendo que aquí se dejan una familia para siempre.

–En veinte años, habrá muchas anécdotas que contar…

–Muchísimas… Los primeros años los niños no conocían cosas básicas que tenemos aquí, como abrir un grifo, la escalera de una casa, un frigorífico… Recuerdo a Dapu, una de mis niñas, que metía la cabeza en el frigorífico y decía: «Qué fresquito para mi madre si pudiera estar aquí». También tenía miedo a los langostinos; decía que eran bichos.

Bubakar, otro niño que vino a Loja, entró al aseo. Pasaba el tiempo y no salía y su familia empezó a preocuparse. Entonces entraron y le encontraron llevando el agua de un grifo con las manos hasta el inodoro. No sabía qué era la cisterna.

–¿Cuál es el reto más inmediato de la asociación? ¿Y del programa?

–El reto más importante en estos momentos para la asociación, bajo mi punto de vista, sería difundir con mayor profundidad las condiciones de vida de los presos saharauis encerrados en las cárceles marroquíes, por defender la legalidad internacional y el derecho a la autodeterminación. Y el programa Vacaciones en Paz, que pasara a llamarse ‘Vacaciones en Paz en Libertad’, porque los saharauis dejaran de vivir bajo la hospitalidad de Argelia y que sus hijos e hijas vinieran a nuestros pueblos y a nuestras comarcas como cualquier otro ciudadano, libres y no como refugiados en el desierto.

–El pequeño crece y llega un día en que no participa en el programa, ¿cómo se vive ese momento?

–Ese momento se vive con mucha impotencia pero es lo que hay. Después de estos años queda la satisfacción de haber ayudado y un vínculo que jamás se pierde si uno no quiere. Cuando los niños se van, no lo hacen para siempre; podemos seguir en contacto. Gracias a las nuevas tecnologías podemos estar comunicados. Lo más hermoso es ir allí a verles y conocer a su familia; para ellos es muy importante. Ese vínculo permanece toda la vida.   FUENTE http://loja.ideal.es/loja/deuda-pueblo-saharaui-20180524172509-nt.html

23 mayo, 2018 0 comment
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

 

Firma del convenio de colaboración, dotado de 50.000 €, con la Asociación Granadina de Ayuda al Pueblo Saharaui, para financiar el traslado de niños y niñas desde los campamentos de refugiados a nuestra provincia, dentro del programa Vacaciones en Paz.

23 mayo, 2018 0 comment
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Hace unos días los usuarios de la Residencia Sierra de Loja del Grupo Alfaguara nos contaron como iban a cuidar a los niños saharauis discapacitados que acogerán el próximo verano. En la conversación se escucharon términos como: responsabilidad, cariño, respeto, paciencia, descubrimiento e incluso justicia. Desde la Asociación Granadina de Amistad con la RASD estamos seguros que con la riqueza que ellos y ellas nos enseñaron la experiencia de acogida tiene el éxito asegurado y estamos convencidos que motivará a otras instituciones a tutelar acogidas similares. Muchísimas gracias a los trabajadores y trabajadoras de este grupo empresarial y a su gerente Álvaro Morales.

 

27 abril, 2018 0 comment
0 Facebook Twitter Google + Pinterest
NOELIA JIMÉNEZ GARCÍALoja

Con la mirada puesta en el próximo verano, la Asociación Granadina de Amistad con la República Árabe Saharaui ya prepara su programa ‘Vacaciones en Paz’, una forma de que decenas de niños refugiados puedan disfrutar de un verano lejos del calor sofocante del desierto y con una dieta y atención médica adecuadas. Organizar la acogida de niños y adolescentes no es sencilla y la asociación aún necesita familias candidatas, pero cuando los menores tienen necesidades especiales la atención en el seno de una familia, de un domicilio privado, es mucho más complicada.

La Residencia de Personas con Diversidad Funcional ‘Sierra de Loja’, del Ayuntamiento y gestionada por el grupo Alfaguara, ha dado el paso y abierto el camino en Granada para que otros centros de este tipo se animen y acojan en sus instalaciones durante los dos meses que dura el programa a pequeños que, a la complicada vida en el desierto, suman una situación aún más difícil.

Dos chicos con diversidad funcional serán acogidos en la residencia lojeña durante el verano, anunciaba visiblemente emocionado Agustín Jiménez, que coordina el programa en Granada. «Hasta ahora estábamos acostumbrados a acoger niños sin necesidades especiales, pero ahora queremos que esta posibilidad se amplíe y que tenga proyección de futuro», indicaba Jiménez. «Es duro vivir allí y si tienes una discapacidad más todavía», comentaba por su parte Maribel Cáceres, responsable del programa en Loja e incansable luchadora por los derechos de esta población, aún olvidada por la comunidad internacional.

Acompañados por la concejala de Bienestar Social, Matilde Ortiz, el representante del grupo Alfaguara, Álvaro Morales, y la presidenta de la asociación, Gracia Fernández, firmaron este convenio «doblemente satisfactorio», valoraban. «Esto es un reto y un proyecto de futuro para que se extienda a otros colectivos», indicaba Fernández, mientras que desde la residencia manifestaban su interés en proseguir con esta iniciativa año tras año. «Queremos que salga bien y el año que viene traer cinco en vez de dos si es posible. Tenemos un equipo humano fabuloso y comprometido y es un proyecto novedoso y diferente pero estamos muy ilusionados», aseguraba por su parte Álvaro Morales.

Mientras se acerca el 28 de junio, cuando llegan los niños a Granada, tanto los profesionales como los residentes no pueden esconder su ilusión y sus ganas de ayudar. «Si lo podemos hacer nosotros también lo pueden hacer otros», decían ante familias como la de Silvia Delgado, que acogerá a una niña como ya hicieron sus padres cada verano cuando ella también lo era.

12 abril, 2018 0 comment
0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Vacaciones en paz, acoge una sonrisa

Se necesitan familias solidarias de la Costa Tropical que puedan acoger a niños saharauis durante los meses de julio y agosto

Desde hace 43 años existen más de 200.000 refugiados saharauis en situación de exilio en los campamentos de Tinduf, en la zona más inhóspita del desierto del Sahara. Allí, sin apenas recursos y sin luz ni agua, sobreviven cada día niños y niñas de corta edad que, al llegar el verano, soportan temperaturas extremas que llegan a alcanzar los 45 grados centígrados. La población se encuentra abandonada, pero afortunadamente no ha caído en el olvido, por lo que se requiere una demanda urgente de solidaridad.
La Asociación de Amistad con el Sahara de Granada lleva 30 años dándoles apoyo con campañas solidarias en las que se recaudan alimentos, material y, sobre todo, calor humano con las acogidas familiares en época estival. La acogida se convierte durante dos meses al año en un verdadero “bote salvavidas” para menores de entre 8 y 12 años de edad.
Hoy, los concejales que estuvieron hace unas semanas in situ palpando de primera mano la paupérrima situación en la que se encuentran los saharauis refugiados: Miguel Ángel Muñoz (PA), Inmaculada Torres (PP) y Daniela Paqué (IU), han querido mostrar su apoyo a la campaña ‘Vacaciones en paz’, que ha sido presentada conjuntamente con las coordinadoras en la costa de la asociación, María Entrena y Ángeles Rubiño.
Miguel Ángel Muñoz realizaba un llamamiento expreso a los motrileños, “nos faltan familias de acogida que se hagan cargo de niños y niñas saharauis durante el verano, y sabiendo de la generosidad que mostramos las gentes del sur, debemos apoyar esta campaña para conseguir sacar a estos menores de su particular trauma cotidiano, dándoles aire y bienestar al menos durante dos meses. Occidente debe tomar conciencia real de lo que están pasando estas personas, y una de las muchas maneras de ayudar es el programa Vacaciones en paz ”.
La coordinadora en la costa de la asociación, María Entrena, abundaba en la necesidad de visibilizar y sensibilizar a la población ante el drama que sufren los refugiados en los campamentos de Tinduf. “Desde la asociación llevamos a cabo tres importantes proyectos durante el año: la caravana de alimentos, las comisiones médicas y el programa vacaciones en paz, que podríamos denominar el proyecto estrella. Este programa se desarrolla durante julio y agosto, y está enfocado a la acogida familiar de niños. Hacen falta 60 familias de acogida en el conjunto de la provincia granadina, de las que 25 vienen siendo de la Costa Tropical, así podremos acoger a unos 120 niños para que pasen aquí el próximo verano”, ha afirmado la coordinadora.
Inmaculada Torres ha expresado que “los tres concejales que hicimos la visita institucional al Sahara teníamos un compromiso con la población saharaui, después de ver tanta carencia concentrada en un mismo lugar. Tenemos que apoyar y potenciar estas iniciativas que redundan en beneficio de los niños, dándoles un ambiente saludable y en paz, por lo que animo a las familias de la Costa Tropical a aportar su granito de arena y colaborar”.
Por su parte, Daniela Paqué ha resaltado la gran labor que desarrolla la asociación granadina con todos los proyectos que emprenden a favor de los refugiados, ya que “nosotros estuvimos viviendo en primera persona la penosa situación en la que se encuentran estas familias saharauis, y en especial los menores, a los que pudimos ver haciendo cola para apuntarse al programa de acogida; por eso valoramos enormemente el trabajo que desarrollan los miembros de este colectivo, y animamos a los motrileños, a pesar de la crisis, a acoger a estos niños que están padeciendo carencias básicas y necesitan mucho cariño”.
Ángeles Rubiño, coordinadora de la asociación en la costa, aprovechaba la ocasión para “dar las gracias a las familias que hasta ahora han acogido a niños saharauis en los últimos años, al tiempo que animo también a todos a que colaboren con este proyecto tan bonito como necesario”.
Todas las personas que estén interesadas en la acogida de niños saharauis dentro del programa ‘Vacaciones en paz’ deben formalizar su petición antes de finales de mayo, no obstante, se ha organizado una charla informativa que tendrá lugar este próximo jueves 12 de abril, a partir de las 19,00 horas, en el Centro Cívico de la Matriquilla de Motril. De igual modo, pueden recibir más información en los teléfonos 699245187 y 600265433, o bien, entrado en la página web www.saharagranada.com

https://www.facebook.com/aytomotril/

10 abril, 2018 0 comment
0 Facebook Twitter Google + Pinterest
Esta acción solidaria se enmarca en el proyecto ‘Vacaciones en Paz’ con la que se permite a estos menores tener acceso a una alimentación y sanidad digna

La asociación busca familias para acoger a niños saharauis este verano.

La delegación de la Asociación Granadina de Amistad con la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en Loja y la comarca del Poniente Granadino, ha hecho un llamamiento a la población de este territorio para encontrar a las 60 familias restantes que se necesitan para acoger a un total de 120 niños saharauis en los meses de verano. Esta acción solidaria se enmarca dentro del proyecto ‘Vacaciones en Paz’ que permite a menores saharauis, con edades entre 9 y 12 años, abandonar el desierto y tener acceso a una alimentación y sanidad digna.

Según informa un comunicado oficial, se trata de “niños sanos a los que el Servicio Andaluz de Salud les garantiza todas las revisiones médicas” que han dejado a sus familias para pasar el periodo estival en Granada y que, a finales de agosto, regresan a los campamentos para contar “con ilusión lo que se les ha ofrecido y las experiencias que han tenido la oportunidad de vivir”.

El programa solidario es financiado en parte por la Diputación de Granada, por lo que la acogida es gratuita y en él pueden participar sólo los menores de 65 años, si no se encuentran inscritos en el registro de solicitantes de acogimiento y adopción de Andalucía. Para más información se puede llamar al número 958 40 58 06 (mañanas) al 653987478 o enviar un email a: sahara@gmail.com

Pueblo saharaui

Por último, la nota recuerda que los saharauis tuvieron la nacionalidad española hasta 1975, fecha en la que se produce La Marcha Verde y Marruecos invade el Sahara Occidental. Fue entonces cuando tuvieron que huir bajo los bombardeos, abandonando su país y refugiándose en el desierto argelino de Tinduf. Desde entonces malviven como refugiados políticos gracias a la solidaridad internacional, soportando temperaturas que alcanzan más de 50 grados.   Publicado http://www.elcortodigital.es/noticia/la-asociacion-granadina-de-amistad-con-el-pueblo-saharaui-busca-60-familias-para-acoger-a-ninos-este-verano

4 abril, 2018 0 comment
0 Facebook Twitter Google + Pinterest
Newer Posts