Proyecto caravana por la paz

El proyecto de Caravana por la Paz, bajo el lema “Alimenta una esperanza”, consiste fundamentalmente en recoger alimentos, medicinas, ropa y material escolar y enviarlos mediante vehículos a los campamentos de refugiados saharauis. El esfuerzo de Andalucía se traduce en más de 1 millón de kilos aproximadamente, transportados en unos 50 traílers y camiones. La campaña se inicia en el mes de octubre y acaba en abril, normalmente la realización de este proyecto transcurre a lo largo de siete meses.

 

El primer dato que hay que destacar a la hora de presentar el emplazamiento de la situación geográfica del Sahara Occidental y de los campamentos de refugiados saharauis en la Hammada de Tindouf es el de que se trata de un territorio en litigio y que según la Comunidad Internacional representada por su máximo órgano, esto es, la Asamblea General de Las Naciones Unidas, no tiene un legítimo poseedor por el momento hasta que no se celebre un referéndum para la determinación de la soberanía sobre el territorio. Este hecho es fundamental a la hora de presentar el lugar dado que va a condicionar la propia situación de las infraestructuras al no poder llevarse a cabo inversiones en importantes obras por tratarse de una situación de provisionalidad que, por otra parte, se extiende desde hace 35 años. Por tanto, esto influirá directamente en la construcción de carreteras y en la unión por éstas de los diferentes campamentos, condicionando así nuestro trabajo a la hora de transportar los alimentos y demás materiales.

 

La subsistencia alimenticia en los campamentos de refugiados saharauis depende prácticamente en su totalidad de la ayuda exterior. Desde 1975 diversas agencias humanitarias internacionales oficiales, entre los que destacan el Alto Comisionado de Naciones Unidas (ACNUR), Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la Oficina humanitaria de la Comunidad Europea (ECHO) y el Programa Mundial de alimentos (PAM), proporcionan alimentos a la población refugiada, mediante envíos de: arroz,  aceite, legumbres, harina, leche en polvo, azúcar, etc. Alimentos que no siempre llegan con regularidad ni en la cantidad precisa, dándose situaciones de carencia y retraso importantes.

Tratando de reducir la dependencia exterior, las autoridades saharauis, a través del Ministerio de Desarrollo Económico de la R.A.S.D. y en colaboración con organismos y ONGs internacionales, han impulsado diversos proyectos para lograr el autoabastecimiento sobre todo de productos frescos. Así se pusieron en cultivo más de 100 Ha. de terreno, se construyó una granja avícola, ovina y de camellas lecheras.

En el año 2006, tras una decisión conjunta de la Oficina del ACNUR y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de reducir de 158.000 a 90.000 el número de beneficiarios/as que reciben asistencia, se desarrollaron reuniones con representantes del Frente Polisario a fin de examinar la cuestión del número de refugiados/as que necesitan ayuda. Hacia mediados del año ya se habían agotado los suministros de harina y azúcar.

La Asociación Granadina de Amistad con la R.A.S.D. desde 1998 a través de proyectos cofinanciados por diversos ayuntamientos, envía anualmente este tipo de ayuda. Toda una red solidaria se pone en marcha: colegios, escuelas, particulares, empresas, ayuntamientos, ONGs, etc. Todo canalizada por las diferentes Asociaciones de Amistad con el pueblo saharaui, que con proyectos que se basan en el envío de camiones y tráileres cargados de alimentos no perecederos, medicamentos y ropas a los campos de refugiados, tratan de ampliar y mejorar la salud y el bienestar de estas personas.

 

La elección de estos alimentos viene determinada por un lado, por la existencia de gran cantidad de los mismos en nuestro entorno cercano y por otro, fundamentalmente porque por sus condiciones dietéticas, el hábito de su consumo por parte de la población y la facilidad de conservación en un medio tan duro como el desierto, los hace ser un alimento muy adecuado para la población en general y muy especialmente para la población más vulnerable: niños/as, ancianos/as, mujeres embarazadas, etc. Igualmente, con el presente programa se pretende apoyar la infraestructura de transporte existente en los campamentos -que es además vital para el mantenimiento de la vida en los mismos: transporte de víveres entre las wilayas y a las zonas liberadas, transporte de personas, …- mediante el envío de cuatro tráileres de segunda mano en buen estado, en los cuales se trasladarían los alimentos y una vez allí, se entregarían al Ministerio de Transporte para su incorporación a la pequeña flota existente. No podemos olvidar en ese sentido, que las autoridades saharauis, en concreto la Media Luna Roja Saharaui, tienen que asignar y repartir entre las wilayas toneladas de ayuda humanitaria para lo cual es imprescindible la existencia de camiones en buen estado.

La Asociación lleva la carga recogida hasta el puerto de Alicante, lugar desde el cual se produce la salida del envío de ayuda humanitaria de “Caravana por la Paz Andalucía” hasta el puerto de Orán (Argelia) donde es recogida por la contraparte local de la Media Luna Roja Saharaui que a su vez es la encargada del reparto de estos alimentos entre la población saharaui, como se ha mencionado con anterioridad, según un riguroso control de censo y atendiendo a criterios de reparto equitativo según necesidades familiares, vulnerabilidad, etc.